El magnifico tropiezo en la casa de Don Fallo

Tlacotalpan, municipio caracterizado por sus calles de colores vivos y su tradición artística de música, baile y arte. Todo el mundo parece poseer un don particular en Tlacotalpan donde los niños nacen con el oído destinado a reconocer las notas musicales de las arpas, las jaranas y los taconeos desde muy pequeños.

tlaco-1

Pasamos un día muy agradable recorriendo sus calles en bicicleta y saludando a sus residentes cada vez que parábamos a tomar una foto. Cabe mencionar que el centro histórico de esta localidad a orillas del rio Papaloapan es reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad (una vez allí no se te ocurre ni preguntarte el por qué de esta denominación).

tlaco

De repente nuestro guía Fermín decide tomar el rumbo de nuestra corta procesión de bicicletas para llegar hasta una casona donde llama a la puerta. Sin saber que se traía Fermín entre manos, nos abrió la puerta un muchacho que tras intercambiar saludos y demás formalidades nos invitó a pasar en esta humilde pero acogedora morada con múltiples mecedoras, jaranas y demás elementos de laudería jarocha. Fue entonces cuando nos recibió en gran maestro Don Fallo, ícono nacional del son jarocho de Veracruz y nos invitó a tomar asiento. Don Fallo es un hombre reservado, con una sonrisa cálida y unos ojos vivos por los que pasan decenas de momentos inolvidables cada vez que le hacemos alguna pregunta sobre su pasado y su profesión.

tlaco-3

Cuando le pedimos a Don Fallo que nos interpretara alguna canción, no pensamos en ningún momento que con un simple silbido la sala se convirtiera en un mini concierto improvisado de cuatro músicos con nosotros como únicos espectadores.

tlaco-2

Y así comenzaron a tocar y a cantar con voces intensas una canción típica de los años mozos de Don Fallo mientras nosotros mirábamos con ojos atónitos a estos artistas de la música y la canción. Esta experiencia y la alegría que la música transmitía pronto se convirtió en el mejor momento de nuestro viaje y seguramente una de las memorias más carismáticas de nuestras vidas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s