3 destinos para festejar la navidad en México

Quizás cuando pensamos en pasar las fiestas navideñas en México lo primero que se nos viene a la cabeza son las margaritas cargadas de tequila bajo el sol de las playas azul turquesa de la Riviera Maya. No obstante hoy te queremos proponer 3 destinos alternativos para que disfrutes de estas fechas tan especiales en familia o en pareja (ideas de viaje que podrás materializar con nosotros con total confort y seguridad). Ahí van nuestras propuestas:

  1. Atlixco y su Villa Iluminada (recorrido iluminado de lunes a domingo de 19.00 – 1.00 am). El pueblo mágico de Atlixco (a 20 minutos de Puebla) se viste de esferas de colores para presentarte este recorrido de 2 km de longitud donde las luces navideñas formarán un espectáculo brillante ante tus ojos para contarte la historia de los villancicos. ¡Encantarás a los más pequeños y al niño que todos llevamos dentro!

    atlixco-villa-iluminada-a

    Villa Iluminada de Atlixco. Crédito: http://www.dondeir.com

  2. Mazunte. Este destino ubicado a una hora de Puerto Escondido (Oaxaca) es muy demandado por los propios mexicanos durante estas fechas. Mazunte tiene todos los atractivos para pasar unas fiestas relajadas, en pareja, a orillas del Pacifico aprendiendo a surfear o haciendo yoga en medio de la naturaleza, zambuyéndote en jacuzzis naturales… existen un sin fin de posibilidades para pasar unas vacaciones de Navidad en pantalón corto y bañador. ¡Apto para los que no se conforman con poco!

    bff11a5d3b49004316becdf8d2d3671f

    Jacuzzi natural en Mazunte. Crédito Sebastián Ruíz para Minube

  3. Xilitla y el surrealismo del Jardín de Edward James. Este pueblo mágico de la Huasteca Potosina te hará ponerte la chamarra estas navidades para que disfrutes al máximo de todo lo que el lugar tiene que ofrecer. Podrás pasar las fiestas rodead@ de tu familia paseando entre cascadas y visitando uno de los lugares más surrealistas de todo México, el Jardín del Inglés lugar donde Dali plasmó sus sueños. ¡Naturaleza y aire puro para comenzar el año con un espíritu positivo!
    img_5865-2

    Jardín de Edward James 

    ¿Te gustaron nuestras sugerencias? ¿Que tal hacerlas realidad? Ponte en contacto con nuestro equipo en contacto@totonal.com

El magnifico tropiezo en la casa de Don Fallo

Tlacotalpan, municipio caracterizado por sus calles de colores vivos y su tradición artística de música, baile y arte. Todo el mundo parece poseer un don particular en Tlacotalpan donde los niños nacen con el oído destinado a reconocer las notas musicales de las arpas, las jaranas y los taconeos desde muy pequeños.

tlaco-1

Pasamos un día muy agradable recorriendo sus calles en bicicleta y saludando a sus residentes cada vez que parábamos a tomar una foto. Cabe mencionar que el centro histórico de esta localidad a orillas del rio Papaloapan es reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad (una vez allí no se te ocurre ni preguntarte el por qué de esta denominación).

tlaco

De repente nuestro guía Fermín decide tomar el rumbo de nuestra corta procesión de bicicletas para llegar hasta una casona donde llama a la puerta. Sin saber que se traía Fermín entre manos, nos abrió la puerta un muchacho que tras intercambiar saludos y demás formalidades nos invitó a pasar en esta humilde pero acogedora morada con múltiples mecedoras, jaranas y demás elementos de laudería jarocha. Fue entonces cuando nos recibió en gran maestro Don Fallo, ícono nacional del son jarocho de Veracruz y nos invitó a tomar asiento. Don Fallo es un hombre reservado, con una sonrisa cálida y unos ojos vivos por los que pasan decenas de momentos inolvidables cada vez que le hacemos alguna pregunta sobre su pasado y su profesión.

tlaco-3

Cuando le pedimos a Don Fallo que nos interpretara alguna canción, no pensamos en ningún momento que con un simple silbido la sala se convirtiera en un mini concierto improvisado de cuatro músicos con nosotros como únicos espectadores.

tlaco-2

Y así comenzaron a tocar y a cantar con voces intensas una canción típica de los años mozos de Don Fallo mientras nosotros mirábamos con ojos atónitos a estos artistas de la música y la canción. Esta experiencia y la alegría que la música transmitía pronto se convirtió en el mejor momento de nuestro viaje y seguramente una de las memorias más carismáticas de nuestras vidas.

El día que volamos como águilas y bailamos al sol en torno al palo volador

papantla

Habíamos visto con anterioridad los magníficos voladores de Papantla conquistando las nubes y los espectadores boquiabiertos desde lo alto de su palo volador. Lo que no habíamos visto hasta entonces fue el proceso de aprendizaje que envuelve a dichos voladores desde que entran en la escuela que les convertirá en águilas del mundo.Por ello nos dirigimos al Centro Educativo Takilhsukut, escuela de voladores por excelencia. Cabe notar que el ritual de los voladores ha sido reconocido por las Naciones Unidas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura. En esta escuela nos encontramos con niños de todas las edades, desde cinco años en adelante, donde sus tutores y profesores les enseñan no sólo la técnica del vuelo, sino también la lengua indígena (totonaca), las artes, la mitología, las matemáticas y demás materias.

dsc_0497

Fue entonces que pasamos a conocer al grupo de chicos que irán a realizar el ritual volador en exclusiva para nosotros donde nos explicaron sobre el misticismo del rito en sí mismo. En estos momentos, los muchachos tienen un semblante serio, concentrado, posiblemente imaginando en su interior la estructura de este ritual conjunto. Se forman en línea y en cuanto la música empieza salen en busca del árbol volador para deleitarnos con las danzas iniciales y el alegre sonido de la flauta de uno de los voladores que es músico y danzante.

tajin-with-logo-7

Lalo, el músico-danzante de nuestro ritual (que aparece el primero en la siguiente foto) nos explica más tarde cómo hace un año un grupo de voladores de la escuela de la que él formaba parte fueron invitados al festival Glastonbury (el más grande de todo Reino Unido).

tajin-with-logo-5

Era la primera vez para Lalo que viaja fuera de su país, a otro lugar donde todo desde el clima, la comida, el lenguaje…. era diferente. “Esta fue también la primera vez que tomé el rol de músico-danzante” nos cuenta Lalo esbozando una sonrisa, “fue en el último momento, antes de empezar el rito, cuando mis compañeros decidieron que iba a ser yo. Mire a mi alrededor y no pude negarme, pero admitiré que no pude evitar ponerme un poco nervioso.. ¡Nuca antes habíamos vivido tanta expectación por nuestro vuelo!”. Sin duda Lalo mantiene un vivo y cálido recuerdo de esta experiencia, le llamó mucho la atención la amabilidad de la gente en festival, la expectación generada y en general la buena vibra que el grupo de jóvenes voladores ocasionaron en medio de este multitudinario evento con su ritual pre-hispánico.