Le Voyage Connecté en México: los estados de Veracruz y Tlaxcala

Coatepec

México, un país con 2 veces la población francesa y 4 veces la superficie de Francia metropolitana, ¡si desean visitar este gran país, no crean poder recorrerlo en tan solo dos semas! Al contrario de lo que puedan pesar mucho, México no es un desierto seco lleno de cactus altos con el perezoso Fernando con su sombrero en la cabeza descansando bajo su sombra. No, México esta formado por una multitud de regiones, todas diferentes con sus particularidades climáticas, arquitecturales, culturales y geográficas. No obstante, México también es un país que sufre una mala fama generalizada por turistas extranjeros, particularmente franceses, que juzgan el país como peligroso sin haberlo pisado nunca.

Como tenemos curiosidad, decidimos verificarlo por nuestra cuenta y visitar México más en profundidad. No el de las postales ni de las guías turísticas. El auténtico, el verdadero. Para ello, elegimos las regiones de Veracruz, Tlaxcala y en menor medida Puebla, ubicados entre la ciudad de México y el golfo de México, al este de la capital. Decidimos pasar por una agencia local eco-responsable, la agencia Totonal, basada en Cholula, que nos acompañó a lo largo de este viaje con el fin de enseñarnos lo mejor de lo que nos pueden ofrecer estos Estados, ¡y lo menos que podemos decir es que no nos decepcionaron!

Riquezas culturales y arquitecturales

Visitar los estados de Tlaxcala, Veracruz y Puebla es sumergirse en un México histórico, marcado por la rica mezcla entre la historia prehispánica y un fuerte toque español.

A lo largo de nuestro recorrido, Totonal nos llevó a hacer malabarismos agradables entre los vestigios culturales y la vida cotidiana del México de hoy en día. Como pudimos comprobar, pasear de una ciudad a otra y de una plaza a otra, es desplazarse en el tiempo y jugar con las épocas. Se trata sobre todo de darse cuenta y entender lo que realmente es México : es vivir y aceptar la conquista española en tierras indígenas de América Central, el conjunto formando al final una misma (id)entidad, semejante al cuadro simbólico que nos ofrecen las ruinas de Cholula : una iglesia construida encima … ¡de la base piramidal prehispánica más ancha de toda Meso-América! ¡Había que atreverse !

La evidencia de vestigios de tiempos más antiguos siguen presentes en todos los rincones. Tanto arquitectónicos o bajo la forma de rituales (como el que participamos con una empresa local en un espacio natural de Tlaxcala) pero lo más nos impresionó fue sin duda la belleza de la ciudades. ¡Qué dulzura para los ojos ! Entre el maravilloso y tranquilo Tlacotalpan, la moderna Cholula, la auténtica Coatepec y las más ajetreadas Puebla y Veracruz el visitante se verá sumergido en un paisaje arquitectural formado por mil y un colores. Azul, rojo, verde, morado, … todo está. Cada casa, cada comercio, cada iglesia, cada elemento de la ciudad se identifica por su propio color, heterogeneidad ambiental creando al final una maravillosa paleta de colores.

Riquezas culinarias

Pero quedarse fuera de todos estos edificios sería un error porque nos queda otra riqueza local por descubrir, la cual se encuentra dentro de las casas y comercios, más precisamente en la mesa.

Después de 3 meses en Estados Unidos, les podemos decir que nuestras papilas volvieron a encontrar su razón de ser tras cruzar la frontera. México, de hecho al igual que Francia, forma parte de los pocos países que tienen el privilegio de registrar su gastronomía como patrimonio mundial de la UNESCO.

Sopa de calabaza con todos sus condimentos en Señoríos del Agua

Sea para un tentempié, una comida más elaborada o simplemente tomar una copa, se sorprenderán con la calidad y riqueza de los manjares propuestos. Más allá de los extendidos tacos, burritos, quesadillas o enchiladas (a veces nos perdemos un poco) les ofrecerán platos finos y suntuosos a base de productos locales casi desconocidos para nosotros : hojas de chaya, maíz azul (rosado, rojo…) y su hongo (huitlacoche), frijoles negros, plátanos machos fritos y flores de jamaica entre otros.

Además, en el Estado de Veracruz la proximidad del mar les permitirá deleitarse con el pescado y marisco bien fresco, todo aromatizado con deliciosas salsas y condimentos. En fin, aquí, comerán (muy) bien. Además, no vamos a mentir, es realmente barato…

Paisajes encantadores … ¡más allá de lo que te imaginas!

Claramente, el México que hemos encontrado está a años luz de las idea preconcebidas, lejos del desierto caluroso y árido. Aquí mas bien encontrarán mar, ríos, lagos montañas e incluso selva. ¿Tienen un espíritu aventurero? Aquí lo encontrarán todo, naturaleza y actividades al aire libre para los enamorados, hacer rafting en los rápidos del río Pescados, bañarse en las magnificas cascadas de la selva de los Tuxtlas, kayakear en los manglares o bien hacer sesiones de yoga en las alturas de la selva, no se decepcionarán con las posibilidades que se les ofrece el destino.

El descubrimiento de las regiones de Puebla, Tlaxcala y Veracruz nos permitió restablecer estos mitos y conocer las verdades sobre México y la gran variedad que ofrece.

La posibilidad de eco-turismo

Descubrir esta región desconocida, es sumergirse en una vida local ultra-auténtica, no directamente adaptada para recibir turistas, especialmente extranjeros. Aunque brille la ciudad de Veracruz a escala nacional e incluso internacional por su puerto, el resto del territorio posee estructuras esenciales (hoteles, restaurantes, comercios,…) hechos por y para los habitantes.

Más que nada, nos sorprendimos con la fuerte consideración medioambiental por todos los lugares que visitamos en estos 3 estados. Sea de manera natural (uso de productos frescos y locales en los restaurantes …) o utilizado para sensibilizar (el uso del agua en los hoteles por ejemplo), nos vamos con el sentimiento que la toma de consciencia ambiental es profundamente anclada en las costumbres de los habitantes de Tlaxcala y Veracruz.

“Da la impresión de que el concepto adopta el sentido de ser trendy, casi casi como una hipsterización intemporal”.

En el marco de este esfuerzo colectivo, la agencia de viajes Totonal nos llevó a descubrir una manera sencilla y cualitativa de viajar en la región. Aprendimos que el turismo responsable posee una multitud de aspectos, empezando por la degustación de un café local, siguiendo con la inmersión total en una pequeña comunidad, pasando por la participación a actividades encantadoras que gastan menos energía (kayak en los manglares, rafting, paseos y yoga en la selva,…)

¡No vimos ningún turista en una semana!

Nos somos « anti-turistas » (claro, ¡nosotros somos los turistas!) y desde que salimos de Francia en nuestro viaje por el mundo no buscamos en absoluto evitar las zonas turísticas. Vamos donde nos guían nuestras ganas y tratamos de visitar los lugares más bonitos y enriquecedores de lo que la Tierra puede ofrecer.

Françoise y Helen con el equipo Totonal

A pesar de todo, ¡nos sorprendimos mucho cuando al final de nuestra estancia con Totonal nos dimos cuenta que no habíamos visto ningún turista en toda la semana! Esta constatación es bastante insólita porque es simplemente la primera vez que nos pasa desde que empezamos nuestra vuelta al mundo hace nueves meses, y eso que hemos visitado áreas muy aisladas por ejemplo en la provincia de la provincia de Ha Giang en Vietnam y otros sectores de Birmania.

En todo caso, esto nos lleva a decir que realmente descubrimos algo puramente « verdadero », y que fuimos espectadores (y a veces actores) de una vida local auténtica con todas las ventajas que esto implica (ninguna trampa para los turistas, precios baratos, una gastronomía igual de « auténtica », unos habitantes a veces sorprendidos de vernos y por lo tanto muy acogedores …)

Al final, pasamos una excelente semana en zonas donde los turistas (casi) no visitan en vez de visitar la famosa península de Yucatán, o los estados de Oaxaca y Chiapas.

Ante todo, nos vamos con el sentimiento de haber descubierto el « verdadero » México, no el que las guías de viaje nos quieren enseñar sino él que tienes que ir a buscar.

Y justamente, la imagen que tenemos ahora del país ya no tiene nada que ver con lo que nos imaginábamos al principio. Más allá de los aspectos mencionados anteriormente (paisajes, ciudades, gastronomía), nos marcó el fuerte sentimiento de seguridad que reinaba. Hasta era casi imposible imaginarse por un solo segundo que nos encontrábamos en un país catalogado como « peligroso » ya que estos rumores no tienen nada que ver con la vida local.

Esta entrada ha sido escrito en francés por Le Voyage Connecté y traducido por Isabelle Rohan. 

Caminatas con olor a pimienta

 

dsc_0219

Vistas desde las cabañas de Henri y Doña Reyna

Los senderos de la Reserva Natural de Benito Juárez no te van a sorprender sin más, sino que se te van a quedar grabados en la memoria para siempre. Nuestro guía (y héroe Totonal) Henri nos enseño un pedacito de esta selva alta de 47 ha ubicada en la región de Los Tuxtlas, Veracruz. Henri lleva junto con su madre Doña Reina unas cabañas con vistas al lago de Catemaco que forman un lugar perfecto para todo aquel que desee evadirse de la cotidianidad y relajarse en un lugar idílico al sonido de los grillos, el agua, los pájaros más variados y las cucharas removiendo la comida más deliciosa hecha por la propia doña Reina.

Regresando a nuestra caminata, desde las mismas cabañas en las que nos hospedamos, tomamos un camino de piedras hacia la comunidad indígena popoluca de Benito Juárez. Desde aquí Henri toma el mando – repartiendo unos bastones hechos con bambú – para agarrar un camino que nos conduce hasta la Reserva Natural. Una vez dentro de sus límites geográficos, Henri comienza su relato : “esta parte de la selva sólo tiene 15 años ya que era un área privada destinada al pasto. Cuando los dueños necesitaron dinero vendieron el terreno y el pueblo juntó ahorros para comprarla, reforestarla y poder así unirla a la selva virgen con la que ya contábamos”.p1120825-1-copyNo es de extrañar que Henri muestre mucho orgullo al hablar de su selva. La frondosidad de sus plantas y el aroma de las deliciosas flores te hacen incluso cuestionarte que un paraje tan especial sea parte de un México caracterizado a nivel internacional por la aridez de sus paisajes. Y es que esta selva da cobijo a muchas especies de pájaros, lagartos, arácnidos y otros animales más grandes como monos, jabalíes y hasta jaguares. Pero también es hogar de muchos árboles, algunos incluso amenazados o en peligro de extinción. Esta Reserva Natural también es uno de los principales flujo de agua al lago de Catemaco, de ahí que nuestro recorrido pase por tres maravillosas cascadas de agua pura además de numerosos manantiales que emanan por cada rincón –  con un agua tan rica que no dudamos ni un segundo en llenar nuestras cantimploras para beber a cada ratito, un sorbo de naturaleza.

p1120841

Prismas Volcánicos dentro de la Reserva Natural

 

Sin el amor de Henri, y de todos los miembros de la cooperativa a la que pertenece, por la protección y conservación de su tierra, no podríamos disfrutar hoy en día de paseos por una selva en la que aprender sobre las platas de café y pimienta, sobre los cráteres volcánicos que caracterizan el paisaje de la región, sobre los monos aulladores que rigen los ritmos de la misma selva o sobre el interesante proyecto de reforestación para proteger su tan preciado sistema ecológico.

Jalcomulco, ese ‘hoyo de arena’ en mitad de un oasis de fuerzas naturales

dsc_0691

Jalcomulco es un pequeño pueblito ubicado en un lugar sin igual en el estado de Veracruz: entre montañas de verdes picos redondeados y un río de aguas donde felizmente revolotean camarones, langostinos, truchas y salmones. Bueno, sin olvidarnos de las lanchas de rafting de colores cargadas de personas de todos los rincones del planeta que las llenan de adrenalina en su estado más puro.

Hace poco fuimos testigo de la cotidianeidad en este precioso pueblito de Veracruz donde las puertas de las casas están abiertas desde que sale el sol hasta bien entrada la noche. Esto, según nos explicó Luis, nuestro acompañante local, es porque en Jalcomulco todo el mundo se conoce, se saluda con silbidos y por supuesto, es bienvenido. En menos 5 minutos paseando por sus calles, ya nos dimos cuenta de la hospitalidad de sus gentes puesto que no hay ni una sola persona con la que nos cruzamos que no nos salude amablemente con una gran sonrisa.

dsc_0683

No es de extrañar que pronto conociéramos a Don Rodríguez, espectador junto a su nietito de la ceremonia de atardecer del pueblo. Don Rodriguez nos contó sobre la lucha constante que sufren 43 pueblos cercanos al rio en contra de la construcción de una presa gigantesca en manos de un villano. La solidaridad de todas estas familias unidas que a la fuerza y con el esfuerzo de niños, ancianitos, padres y madres, sacaron la maquinaria pesada de la zona de estudio de análisis de la posible presa que amenazaba su más íntegro bienestar.

dsc_0693

No le vamos a mentir, con gusto nos hubiéramos quedado mucho más tiempo en Jacomulco platicando con sus amables residentes que nos tomaban un poco por locos cuando les dábamos la enhorabuena por vivir en un sitio tan especial con tanto atractivo natural. Y es que a veces sólo necesitas eso, que alguien de fuera te venga a decir lo bonita que es tu tierra para mirar con ojos lleno de orgullo a la naturaleza tan viva que rodea tu día a día.

¿Te gustaría visitar Jalcomulco y hacer un rafting muy divertido con tu familia y/o amigos? En Totonal Viajes te podemos organizar un paquete a medida para que viajes con total confort y seguridad, visita este enlace para saber más.