Cómo me enamoré de Veracruz.

Relato de Laura M. Domínguez R. (Xalapa, Ver.)

¿Cómo empezar? ¿Cómo describir a Veracruz en resumidas palabras?

Bueno, primero quiero confesar que soy adicta a dos cosas: a los paisajes naturales y culturales de cada parte que visito.

Tener la posibilidad de viajar es una de los mayores privilegios que tenemos los seres humanos. Descubrir lo extraordinario en la cotidianeidad de un lugar es algo que, sin duda, enriquece el espíritu. Sin embargo, muchas veces dejamos que los problemas nos invadan y olvidamos que la vida también hay que disfrutarla. Por eso, quiero contarte un poco de cómo aprendí a viajar y amar en Veracruz.

ImageEmpiezo por contarte que allá por el sur de esta región, en la parte del Sotavento, cerca de las costas del Golfo de México, se ubica Tlacotalpan: ciudad que me recibió con su  galante arquitectura y que más tarde  me enamoró con un buen fandango, al son de “La morena”. La jarana, el requinto y el zapateado fueron los principales cómplices en esta mi relación amorosa con la Perla del Papaloapan. De tanto zapatear, el hambre reclamó pero el deleite de las gorditas dulces la disipó y una bailadora del lugar  un rico pozol me invitó. Sin duda, Tlacotalpan sabe cómo consentirte. A mi regreso, un paseo en lancha me despidió.

A mi retorno a Xalapa me topé con la desviación a los Tuxtlas… ¡qué buena idea! Quien pensaría que el Salto de Eyipantla estaría en su máximo esplendor o que la laguna de Catemaco me regalaría una panorámica del paisaje natural para el recuerdo.

 

Ya aprovechando, visité el museo de Santiago Tuxtla, en que él se albergan vestigios arqueológicos olmecas, cultura prehispánica que habitó aquella zona… ahora entiendo porque llegaron a ser tan grandes pues, no les dotó de riqueza natural, ¡les dio el paraíso!

 

Image

Ay Orizaba! Lo conocí en tan poquito tiempo pero, qué bonito deleitarse con elementos culturales que difícilmente  encontraré en otros lugares. Lo primero que hice, fue entrar al palacio de hierro, del que tanto había escuchado y el guía me dijo que fue traído desde Bruselas, Bélgica y es uno de los dos únicos existentes en el mundo. Vsité el museo de Arte del Estado y tuve la oportunidad de ver algunas obras de Diego Rivera.  ¿Cómo describir su interior? No sé, solo sé que en el momento en que te encuentras ahí, lo demás pasa a segundo plano.  Ah!  Y para terminar mi visita, realicé un paseo a orilla del río proveniente del Pico de Orizaba. El paseo fue largo, pero volvería a hacerlo; y si a lo anterior le sumamos su clima fresco ten por seguro que cualquier malestar en ti quedará esfumado inmediatamente.

Del sur, del centro, del norte…

ImageTanto por contar, tanto que visitar. Mientras te cuento de Costa Esmeralda, se ubica en el centro norte y sus playas son maravillosas, limpias y únicas, como para no pedirle nada a otra. Y aunque  es lo que más se visita, te recomiendo que realices un paseo en lancha por el río de Nautla o el Casitas, pues entras en contacto con la flora y fauna marina de la zona; rodearte de manglares y ver peces de colores llamativos es tan emocionante como cuando la lancha llega a la bocana (cuando el rio y el mar se unen)… es una adrenalina inexplicable. Y al término de este paseo unas ricas cocadas (dulces de coco) te esperan con la señora que seguro te platicará de todo lo que puedes conocer de la zona.

Cerquita de estas playas, está la desviación a San Rafael. ¿Qué te recomiendo? Que pidas un taxi y que te lleve a “El Pital”, un sitio arqueológico de la época prehispánica.  Llegar a lo que en su momento fue su pirámide (basamento piramidal) más representativa, este recorrido implica aventurarte entre platanales y limones. Ya estando ahí puedes observar la majestuosidad del rio Bobos y la inmensa naturaleza con que esta zona fue bendecida.  Seguro ya habías escuchado de Tajín ¿verdad? pero no de “El Pital”, así que ven y  rencuéntrate con el pasado disfrutando las riquezas del presente.

Image

Hablando de Tajín hablaré de Papantla,  pequeña ciudad que cuando la visité, definitivamente amé sus tamales de piloncillo y dulce… ¡son tan únicos! Pero lo que me encantó fue el sentirme arraigada en la cultura totonaca ya que el oír a sus pobladores en la lengua materna, el totonaco, hizo que la piel se me pusiera chinita, sentí que más allá de los estereotipos, hay mucha grandeza en nuestras culturas indígenas, grupos sociales que frecuentemente son marginados.

Ya entrando más al norte de Veracruz, quisiera que en tu itinerario contemples a Tamiahua, pueblo que aún conserva su génesis huasteco y cuya laguna sigue siendo majestuosa, adornada por por sus pescadores. Ojalá y tuvieras el privilegio de platicar con alguno (a) de los pobladores abuelos, pues sus anécdotas te transportan a una obra de teatro donde tú eres el protagonista , sus relatos te transportan a otros tiempos. Por cierto, me contó una pobladora que La Isla Lobos es el lugar indicado para practicar el buceo y maravillarse con parte de la cadena de arrecifes coralinos vivos de Cabo Rojo.

¡Tantas cosas que decir de Veracruz!

 Definitivamente es un lugar para relajarse, para olvidar el estrés y todas esas cosas que cotidianamente vivimos. Estas líneas expresan tan solo un poco de toda la belleza del territorio veracruzano. 

Reitero la idea de las líneas anteriores: conoce Veracruz, ve más allá de lo convencional,  echa una mirada a sus riquezas naturales y culturales, sus paisajes, su gente. Disfrútalo pero, sobre todo, convive con él, respétalo y aprende a quererlo. Verás que te lo agradecerá regalándote sus verdes y bondades frutales y musicales. Veracruz se escribe con V de Vida, espacio donde mi vida se ha transformado. Te invito a transformar también la tuya al conocerlo y amarlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s